ESCRIBIR NOVELA NEGRA CON EL ‘MÉTODO JOHN VERDON’

Hoy vengo a analizar el método para construir estructuras de uno de mis autores de novela policíaca preferido: John Verdon y su serie de Dave Gurney.

Si has leido más de un libro de esta serie, quizá te hayas percatado de que el viaje del héroe del protagonista es prácticamente idéntico en cada uno de ellos. Tanto, que, a pesar de mi admiración por su estilo de escritura, llegué a guardar mis discrepancias respecto al segundo volumen de la serie. ¡Era idéntico al primero!

Nota: este artículo puede leerse como una simple curiosidad o como una especie de ecuación para diseñar tramas policíacas eficaces. No obstante, no debe tomarse como el secreto del éxito para escritores noveles. Si John Verdon ha vendido tantísimos ejemplares en todo el mundo, no ha sido solamente por utilizar esta fórmula tan rentable; su talento para las descripciones y la creación de personajes y ambientes únicos, así como su imaginación para crear casos imposibles, tienen mucha culpa de ello.

Nota 2: este artículo no contiene spoilers concretos sobre ninguna novela, pero si todavía no has leído ningún libro de la serie y eres de los que no quiere saber absolutamente nada de lo que tienes entre manos, te recomiendo no continuar. Luego no digas que no avisé.

PASO 1: PRESENTACIÓN DEL PERSONAJE Y SU MENTOR

Dave Gurney contemplando el paisaje campestre desde algún rincón de su casa. Solo. Taciturno. Puede que se sienta aburrido, o enfermo, o quizá solo está convaleciente por una bala que casi le atravesó el cerebro. El caso es que Verdon siempre empieza sus líneas presentándonos a su gran personaje y asegurándose de que está podrido por dentro.

Pero no solo nos presenta al detective, también el entorno donde vive. En el primer volumen de la serie, Sé lo que estás pensando, la descripción del paisaje rural y montañoso de los Castkills, tan opuesto a la Gran Manzana donde Gurney trabajaba antaño como detective, acapara varias líneas de esta introducción. En otros volúmenes serán unas gallinas, un granero, o un bonito lago al final de un camino que nace cerca del patio de su casa, pero SIEMPRE se hace referencia al entorno.

Y entonces aparece Madeleine, mujer de Gurney y que desde el primer momento acepta el papel de mentora del protagonista. Como todavía no se ha encendido la mecha que activará la trama principal del libro, en este primer capítulo, Madeleine se suele limitar a demostrar sus fascinantes rarezas y a irritar a su marido (momento que aprovecha el autor para mostrarnos de nuevo el carácter reservado y calculador de éste).

Y eso es todo. No esperes que suceda gran cosa en el primer capítulo. Ya sea el primer libro o el quinto, Verdon no se sale del guión, obsesionado por asegurarse unos cimientos fuertes antes de empezar a tambalearlo todo.

PASO 2: ¡LLAMADA A LA ACCIÓN! UN CASO INVEROSIMIL…

La llamada a la acción de este particular viaje del héroe suele desarrollarse en el segundo o tercer capítulo de la novela.

Gurney recibe la visita inesperada de alguien (un compañero de profesión, un viejo amigo, la hija de no se quien…) y mantienen una conversación relajada que termina con la explicación de un caso imposible. En cada novela, este caso imposible es de una naturaleza distinta, pero suele contar con un asesinato inusual, un procedimiento más o menos inviable, y un villano desconocido.

Todo este misterismo tiene dos propósitos (al menos que yo haya identificado):

  1. Poner la miel en los labios del detective Gurney. Él, famoso en todo el condado por resolver todo tipo de misterios irresolubles, se encuentra ante otro caso imposible. Está retirado y vive en el campo, pero la acción le está llamando (nunca mejor dicho).
  2. Inyectar la intriga en el cerebro del lector. A partir de este momento de la novela, éste no dejará de preguntarse: “¿cómo es posible que el asesino haya hecho esto?”
perro-suspicaz.jpg
Esta es la cara que se nos queda a todos cuando leemos el nuevo caso imposible de John Verdon

PASO 3: DILEMA INTERNO Y DISCUSIÓN CON EL MENTOR

Verdon siempre nos hace lo mismo. Inmediatamente después de prender la mecha, instaura la duda en el protagonista. Como he comentado en el punto anterior, se trata de un policía retirado. Ya no está para esos trotes. Sin embargo, algo dentro de él lo empuja a continuar investigando. Ojea documentos del caso con desgana, hace un par de llamadas, y… se lo comenta a Madeleine.

Y es en este punto donde la relación entre el detective y su mujer/mentora se vuelve más tensa. Se aman, pero Madeleine no entiende que su marido siga aceptando casos. Tiene miedo de que le maten por el camino.

Una vez más, da igual el libro de la serie que estés leyendo. Estas discusiones matrimoniales tendrán lugar en este punto de la historia.

PASO 4: EMPIEZA LA INVESTIGACIÓN (¡CON CAUTELA!)

En este punto del libro es donde comienza realmente  la trama policíaca. Gurney empieza a obtener información del caso y realiza un par de visitas a testigos, parientes, etc. para recopilar información. El detective se muestra recelsoso, no obstante. En su interior guarda una mezcla de inseguridad por estar retirado y de la resistencia que ejerce la propia Madeleine.

Un rasgo característicio de este punto de la historia es la presencia del compañero del protagonista: en este caso, será el cáustico John Hardwick, excompañero de profesión de Gurney que le ayudará en todos sus casos desde el principio hasta el final, muy a su pesar.

PASO 5: ¡LA COSA SE PONE INTERESANTE!

Suele suceder que, a la incógnita del “¿cómo es posible que el asesino haya hecho esto?”,  se sumen, sobre la mitad de la trama, ciertas variables más que hacen el caso todavía más complejo e inverosímil.

Son estos rompecabezas los que invierten la situación interior de Gurney. Pasa del escepticismo a la curiosidad. Ya no hay marcha atrás. Es entonces cuando…

PASO 6: EL MENTOR ADVIERTE. MÁS DISCUSIONES…

John Verdon detiene la investigación policial durante uno o dos capítulos, y nos transporta de nuevo a los Catskills. A lo largo de una serie de escenas en las que predomina el diálogo, asistimos a las discusiones más acaloradas entre Madeleine y Gurney. Ella, que conoce a su marido como si lo hubiera parido, sabe que ya está metido de mierda hasta el fondo, por lo que intenta prevenirle a la desesperada de los peligros que el caso le puede acarrear.

Gurney nunca puede hacer nada (ha avanzado tanto que le es imposible abandonar), pero la desesperación de Madeleine, su preocupación por él, le hacen tomar consciencia de cuánto la quiere. El personaje ha cambiado (y lo hace en cada libro del autor, siempre en este punto), su arco es importante: es más feliz, tiene un objetivo, y siente un amor renovado hacia su mujer. El problema: ella está MMUY enfadada. Mal asunto, Dave…

PASO 7: ¡LA COSA SE PONE PELIGROSA!

Estamos llegando al final del viaje del héroe de Verdon. La investigación ha avanzado mucho y la identidad del asesino está a punto de ser revelada. Gurney está cerca de tener su cara a cara final, y el lector sabe que queda muy poco para el clímax.

Sin embargo, quien esté familiarizado con las artimañas del autor, sabrá que todavía falta una escena: EL MOMENTO ÍNTIMO.

PASO 8: EL MENTOR SE PREOCUPA. TIEMPO PARA LA INTIMIDAD

Antes de que Gurney acuda a encontrarse con el malo malísimo (ya sea por voluntad propia o atraído por alguna trampa que éste haya puesto), el detective protagoniza una última escena con su mujer. Es el capítulo de más intensidad emocional de todo el libro. Madeleine expresa todo su temor, y, consciente de que es demasiado tarde para convencer a su marido, le suplica que tenga cuidado.

Gurney, a su vez, descubre por fin todo el amor que siente hacia ella (al menos hasta el siguiente libro, donde volverá a ser el parco detective del punto 1). El policía se quita la careta y admite sus sentimientos más profundos hacia ella. Ahora tiene mucho que perder, y se encamina a una encrucijada que puede ser mortal.

PASO 9: CLÍMAX Y SORPRESA FINAL. SE DESVELA LA IDENTIDAD DEL VILLANO

El momento álgido del libro. Gurney conoce por fin al hombre que está detrás del misterioso crimen y se enfrenta a él. Sucede algo que le coloca en una posición de evidente inferioridad, y mientras su vida es amenazada de muerte, se explica la solución al rompecabezas que al principio de la novela parecía tan de otro mundo (aquí es donde Verdon suele venirse arriba y desplegar sus mejores trucos. Brindo por ti, John).

PASO 10: ANTICLÍMAX Y VUELTA A LA NORMALIDAD. SE CIERRA EL CÍRCULO

Dave Gurney consigue salir airoso (algunas veces más sano, otra menos), y se reúne con su amada Madeleine. Esto no suele durar más de un capítulo corto, y sirve para dar colofón a la novela. El detective retirado ha resuelto un caso imposible más, y esto ha provocado que su matrimonio florezca (pero que la paciencia de Madeleine disminuya). Al menos hasta que el autor decida sacar otro libro que sitúe a los protagonistas de nuevo en el punto de partida. Es entonces cuando el círculo vuelve a cerrarse, listo para dar una vuelta más.

Espero que hayas disfrutado con el artículo, ya seas lector o escritor. Creo que es un análisis original sobre el método de un autor sobresaliente que no deja indiferente a nadie. Si te ha gustado, te invito a comentarlo o a compartirlo en las redes sociales. Y si quieres recibir emails con información sobre mis artículos, novelas y promociones especiales, anímate y apúntate a mi newsletter. Es gratis y prometo no bombardearte a spam.

Anuncios

2 comentarios sobre “ESCRIBIR NOVELA NEGRA CON EL ‘MÉTODO JOHN VERDON’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s